Me daba pereza lo reconozco, no tenía muy claro eso de hacer el 5000 en el Nacional de Serrahima, más aun estando ya en fase de medio descanso. Pero había entrado en el listado y esas oportunidades hay que saber aprovecharlas y agradecerlas.

Madrugón el sábado; pequeño rodaje a las 7 de la mañana y cogiendo el tren a las 8:20 h para llegar a Barcelona seis horas más tarde. Nos alojabamos en un Hotel bastante llamativo, el Porta Fira, con forma de cilindro, de hecho lo primero que pensé fue que se podía calentar por allí 😂, era como dar vueltas a la pista buscando las habitaciones.

Aunque parezca difícil, los atletas hacemos verdaderos amigos aunque cada uno vivamos en una punta de España

Con muchas ganas de ver a Ana, que llegaba un par de horas más tarde que yo; así para las 5 ya la tenía conmigo. Aprovechamos para echarnos una minisiesta y cuando llegó Caña (el entrenador de Ana) nos fuimos a la pista de Atletismo para ver las pruebas de esa tarde ya que nosotras no competíamos hasta el dia siguiente.

Sin duda lo bueno de estas competiciones es el reencuentro con los compañeros , aunque parezca difícil, los atletas hacemos verdaderos amigos aunque cada uno vivamos en una punta de España, así que agradecemos tanto el cross como los meeting y otras competiciones para poder vernos y compartir pequeños ratos.

Sentadas en las gradas del 200 después de haber saludado a media pista 😂, disfrutamos de las emocionantes semifinales de 800 y de 1500, sobre todo la carrera en solitario de Blanca Fernándezz para intentar lograr la mínima para Londres, que aunque no se la llevo nos dejó para el recuerdo una demostración de valentía y tesón dignas de admiración.

A las 9 decidimos volver para ver en el hotel las pruebas de 3000 obstáculos femenino y el 5000 masculino….. nos costó más de la cuenta porque el servicio de taxi estaba fuera de nuestro control, parecía una broma de cámara indiscreta, o no venían a recogernos y nos llegaban mensajes como de servicio anulado o cuando llegaba alguno…. había dos o tres listos que nos lo pispaban jajajaja.

Ya en el hotel, cenita de arroz y pescado… a este paso Ana va a conseguir que empiece a comer sano y todo, pero los dulces va a ser difícil quitarmeles jajaj.

Y por fin es domingo!

Creo que las dos dormimos bastante bien, a las 8.30h ya estábamos espabiladas, desayunamos y para las 12 h salimos a rodar 20′ para activar el cuerpo, unos progresivos y listas para la tarde. Charlamos un poco de todo, de cómo fue mi cambio de Burgos a Madrid para trabajar, de mi vida allí y de mi vuelta a Burgos.

Ana es una persona especial, será la mejor atleta de fondo del momento y sin embargo ella sigue siendo la Anita de Guadalajara, la del Cañateam, una chica de lo corriente, generosa y atenta y que hace el tiempo pase rápido, es muy fácil estar a gusto a su lado.

Por la tarde Ana ya estaba algo más nerviosa, las dos con muchas ganas, pero con objetivos distintos. Yo no me jugaba nada, terminaba la temporada, quería encontrarme bien y terminar una prueba de pista que este año se me había resistido. Sin embargo Ana tenía la oportunidad de subir a lo alto del podium, todos confiábamos en la medalla de oro, por marca, por el gran papel que había desarrollado toda la temporada y por la actitud con la que se enfrentaba al campeonato. Aun así, había que correr claro y no sabíamos como se encontraba a priori su rival más fuerte Trihas.

Recién llegadas a la pista…… llegó la tormenta, cayó el rayo (sin duda más famoso del verano) encima de la torre de iluminación de la contrameta, y todo se fue a paseo. Se paró la competición y todas las pruebas se retrasaron una hora. Lo bueno es que cuando dejó de diluviar se quedó una temperatura muy buena, para los que no estamos acostumbrados a tanta humedad se nos hizo un poco más llevadero.

En el calentamiento pude aprovechar un rato con Guty, no había mucho estrategia que tratar ni nada por estilo, ambos en nuestras pruebas íbamos a disfrutar y a dar por finalizada la temporada.

A las 21.40h nos sacan al tartán y se da la salida y como el año pasado….. me pongo yo a tirar, no por ningún motivo especial, todo el mundo esta con la idea que hice trabajo de equipo y no es así.

Pude disfrutar de ver cómo Ana se hacía con el Oro

Soy diésel y si salimos demasiado lentas mi cuerpo se queda estancado así que yo tiré aunque notaba que íbamos aun asi muy lento. No había cronos así que llevaba un poco mis referencias del reloj y bueno pensando en qué momento se pondrían a tirar el resto que tenían mejor marca que yo 😂. Pero eso no pasó hasta el km 2, así que por lo menos en mi casa se quedaron contentos, ya que me vieron un rato largo en la tele. Cuando Ana y Trihas pegaron ya el cambio yo me quedé ahí, sin más, al mismo ritmo los 5km, pero bueno iba observando cómo se desarrollaba la lucha por el podium.

Y sí, pude disfrutar de ver cómo Ana se hacía con el Oro, se marcó los dos últimos kilómetros en 3’00 y todo el mundo disfruto un montón con el espectáculo final, Maitane Melero sorprendió siendo subcampeona y atribuyéndole finalmente un bronce a Trihas. Yo terminé la 12 con una marca discreta, pero al menos con una marca para el año que viene.

Varias horas más tarde…. a la una, salimos de la pista en busca de algo para cenar….y vaya si lo encontramos. Tuvimos suerte de encontrar un sitio por el centro donde cenamos un par de hamburguesas y además vimos nuestra carrera a la par en teledeporte, despertando la curiosidad de la gente del restaurante.

Super contentos los tres; Ana, Caña y yo marchamos a dormir, no nos hacia falta la fiesta post campeonato, ya llevabamos nosotros adrenalina por todos.

Al día siguiente poco que añadir, desayunamos como campeones, abandonamos el hotel y aprovechamos a ver un poco de Barcelona antes de coger nuestros respectivos trenes de vuelta. Para las 8h ya estaba en Burgos, con mis perras y Rubén esperando a recogerme en la estación, jaja es lo bueno de vivir a 200 m de ella.

Jimena Martín