Si mis zapatillas hablarán!

Son las doce de la noche y he pensado que sería buena idea contarte una historia. ¿Te acuerdas cuando…?

Sí, si me acuerdo. Cuando llegaba de trabajar y no quería meterme en casa, era martes o miércoles…un día cualquiera de la semana. No importaba si estaba agotada. Los que trabajáis con el ordenador me entenderéis. Hay ganas de disfrutar al aire libre ¿o no?

Running: el cambio de chip

Equiparo el running a la meditación. Al monasterio budista he ido dos veces, una a meditar y otra he ido corriendo. ¿Adivina cuando lo pasé mejor? La vez que fui en autobus pasé mucho miedo, habían muchas curvas. Cuando fui corriendo me divertí mucho. Ahora podría ir de las dos maneras sin tener miedo.

Correr quita los miedos

  • Meditar es ser consciente de uno mismo en el tiempo y el espacio.
  • Al ser consciente de ti mismo puedes cambiar tus patrones de pensamiento.
  • Si consigues cambiar tus patrones de pensamiento cambias tu personalidad.
  • Cuando cambias tu personalidad cambias tu futuro.

Que tus elecciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos.-Nelson Mandela.

Recuerdo llegar confusa del trabajo, salir a correr y volver con la sonrisa dibujada en la cara. Correr siempre me ha ayudado a afrontar las penas, saltar obstáculos, visualizarme y cambiar mi futuro.

Mientras corría me visualizaba siendo quién quería ser

Lo importante no era la velocidad o el tiempo, tampoco los kilómetros. Me visualizaba cada vez que salía a correr ¿Cómo quería ser? ¿Qué quería en mi vida? ¿Qué cosas necesitaba cambiar? 

Si has llegado a leer hasta aquí tengo una pregunta para ti ¿Qué emoción es la qué te tiene atrapado? Si ya la sabes, sal a correr y trabájate a ti mismo. Ahora puedes cambiar tu vida.

¿Quieres saber más? Te animo a preguntar y compartir tu experiencia.