Agosto es sinónimo de vacaciones, ya sea en el trabajo o también en el deporte. Es un mes en el que ademas de hacer mucho calor por lo general las competiciones nacionales ya han terminado y los atletas aprovechamos a recuperarnos.
De vez en cuando terminamos en tan buena forma física la temporada que nos da pena dejar de entrenar, o por lo contrario, ya llegamos justos (cansados física y mentalmente) pidiendo descansar por todos los poros de nuestra piel, pelillos incluidos jaja

En mi caso, esta vez llegue mas cansada que otras veces, pero con ganas de seguir haciendo cosas. El descanso para mi implica no correr nada durante un periodo de tiempo, pero no soy capaz de estar demasiado quieta, así que aprovecho para montar en bici, ir a la piscina, hacer rutas y pasear; que por otro lado es lo ideal, mantener el cuerpo activo y disfrutando. .. Si me quedo en el sofá un mes luego no hay quien vuelva a poner en marcha la maquinaria.

El tiempo de descanso depende de cada persona y de los objetivos que tiene para los siguientes meses, no hay un periodo determinado pero suele ser necesario como mínimo 10 días para regenerar totalmente el cuerpo, algunos alargan sus vacaciones hasta un mes aprovechando a hacer viajes largos y cosas por el estilo.

Los 42.195 m serán mi siguiente objetivo, para noviembre, así que mi descanso ha sido corto, doce días después del Nacional empece poco a poco con días alternos de rodaje. La primera semana te vuelven a salir agujetas de donde ni siquiera sabías que tenias músculos, pero lo compensa empezar con ganas mientras estas pasando unos días libres con la familia fuera de Burgos; además terminé la semana corriendo con mi compañera de equipo Gema en Toro, cerquita de mi pueblo y aprovechando las sensaciones de ritmos controlados de nuevo y el ambiente popular. Estuvo genial porque compartimos la carrera de principio a fin, entrando de la mano en meta, y por mi parte corriendo mas rápido de lo que me esperaba a una media de 3’38 muy cómoda.

Esta segunda semana ya de vuelta en el trabajo, cogiendo rutina, ha sido mas llevadera, con más carga de kilómetros pero muy buena asimilación. Es entonces cuando te das cuenta de que el descanso ha hecho su efecto, que te encuentras mejor de lo esperado y el ritmo fluye por las piernas poco a poco. Un ritmo controlado el martes; un farlek hoy por los desniveles de la estación de Burgos y unos rodajes el finde por Zamora es lo que me queda para cerrar esta semana ya con 100km.

Quiero disfrutar mucho el camino de esta preparación, ese sera el principal objetivo, sumaremos semanas y kilómetros, aprenderemos y creceremos.

Jimena Martín