Hace ya un mes de mi segunda victoria en la Media Maratón de Burgos y desde entonces me ha tocado afrontar días difíciles. El pinzamiento del piramidal y del isquio se ha ido alargando y alargando. Salvaba los días con la elíptica, sobre todo los primeros días.. Después de esas dos semanas y tras correr la carrera Caja Viva y ver que los dolores no cesaban… toco fisio y mas fisio, punción seca, estiramientos y mogollón de ejercicios….más de lo que hago en un año.

Finalmente y muy a mi pesar me tiro del barco de Valencia y estoy llegando a nado a la playa😂. Es imposible intentar hacer una maratón cuando te has saltado el mes de preparación más importante, añadiendo a esto el seguir con dolores y molestias… a donde voy a ir con 42km. De hecho te piensas que no has perdido tanto porque has estado todos los días en la máquina infernal de la elíptica, pero cuando vuelves a salir a la calle y quieres acelerar un poco el ritmo… ves que no te van las piernas ni nada….

Toca sentarse y reflexionar, pero en positivo. Ya en frío valoras como te sientes, y lo que de verdad importa es poder salir a correr sin molestias o dolor, una vez que haya pasado esa fase, ya me preocuparé del resto. Es tontería que intente correr rápido, hacer series, etc…. si corriendo tranquila noto alguna cosa mal. La temporada es muy larga y hay mas maratones, eso me dice todo el mundo (aunque esta era mi tercera preparación y la verdad es que es un chasco muy grande, vamos es una mierda😂)

Lo bueno es que he acumulado mucho fondo y eso aún no lo he perdido, así que poco a poco. Lo malo es que son fechas importantes. Este domingo es el Cross de Atapuerca, el mejor cross del mundo y en mi casa. Suele ser el Cross con el que todos inauguramos nuestra temporada de campo a través. He participado en casi todas las ediciones y la verdad que siempre he terminado muy satisfecha con mi posición, el nivel de esta prueba es increíble y es una suerte correr con atletas que son campeones olímpicos, mundiales y europeos.

En esta ocasión, el mismo día que decidí dejar la Maratón de Valencia por imposible, también decidí no correr en Atapuerca, porque me daba miedo agravar las molestias. Pero al final, la cabra tira al monte y no quiero quedarme en casa viéndolo desde el sofá. Intentaré correr lo mejor que pueda, aunque se que será muy difícil estar en puestos delanteros como otros años. Me he animado a participar sobre todo por los que me rodean, que me están animando e intentar ser positivos por mi.

Gracias a mis dos fisios Virginia e Iván, los músculos se van poniendo en su sitio y esta semana he podido entrenar mucho mejor.Por suerte en mi trabajo cuento con Iván que además de ser mi jefe, está revisando y controlando también como van mis problemillas y mi adaptación a las plantillas , así que el domingo solo queda no agobiarse ni pensar en el ritmo de carrera. Me pondré los clavos, una sonrisa y saldré a disputar un cross especial en mi casa!