Después de dos semanas mas bien fresquitas por Burgos….. tenemos aquí de nuevo otra ola de calor. Esta claro que esto no es el sur, pero quizá nos afecta más el ir y venir de las temperaturas porque evidentemente así no hay manera de que el cuerpo se acostumbre. Han sido dos semanas completas de aire, tormentas y temperaturas de media entre 12-15, amaneciendo algún dia con 6 grados… y yo que entreno temprano antes de ir a trabajar, ya no sabia si salir con chaqueta, top, cortavientos o guantes 😂

El domingo pasado tenia un entreno de 5 x 2000 y me encuentro de repente con 25 grados a las 11 de la mañana… así que me sobraban hasta las zapatillas. Sin embargo al dia siguiente volvimos a rondar de maxima 18 grados… que cuadro.

Lo normal, el cuerpo se intenta adaptar, se resiente y si no cogemos catarro no nos falta mucho. A mitad de semana volvemos a los 30 grados y sales a entrenar y en mi caso vas pensando (” Jimena”… la Media Maratón de este sábado la va a hacer tu padre con un manguera…). Llego a casa y asalto la fuente como si no me diese tiempo ya a subir a casa, será que en ese momento, el agua de esa fuente es la más rica del mundo… aunque cuando subo a casa me ventilo media nevera, hidratación total jajajaja.

Por fin llega el viernes, me pongo mi top y salgo de casa a las 8.30…. y me encuentro con un aire criminal frío y no sé cuántos grados menos, no sé si alegrarme por no pasar calor o mosquearme con tanto cambio. Mañana vamos unos cuantos amigos a la Media Maratón de Burgos de Osma con una prevision de 30 grados en carrera, así que casi que prefiero que haga así, que refresque y con un poco de suerte se extienda de Burgos a Soria.

Mañana veremos como amanece, pero sin duda creo que pasaremos mucho calor, así que tocara hidratarse mucho, ir a un ritmo mas tranquilo de lo que nos gustaría en Media Maratón e intentar terminar lo mas enteros posibles, siempre analizando como nos va menguando las fuerzas el calor, sobre todo prevenir. Con estas temperaturas no hay que hacerse los valientes!

Jimena Martín