NIKELAB X PIGALLE TOMA UNA PERSPECTIVA FUTURISTA

En la continua colaboración entre NikeLab y Pigalle, el baloncesto es una constante. Cada prenda se fabrica cuidadosamente teniendo en cuenta el estilo para dentro y fuera de la cancha, para dotar así de la elegancia sencilla del street style parisino a modelos que tienen un auténtico vínculo con la pista. Aunque los temas han ido cambiando desde 2014 —de canchas envejecidas hasta el reloj de tiro— el amor eterno del fundador de Pigalle, Stéphane Ashpool, por el baloncesto de los 90 es un rasgo común en todos ellos.

Su última colección con NikeLab continúa esta propuesta, no solo con la presentación de nuevas prendas, sino también con la ampliación del espectro, al incluir modelos que funcionan perfectamente tanto para mujer como para hombre. Ashpool estima que de cada 10 clientes de su tienda de París, tres son mujeres, y mientras su estética tiene una gran influencia de la alta costura femenina, esta es la primera vez que toma un rumbo más sofisticado para una propuesta de NikeLab.

«Es una evolución del atractivo del baloncesto estadounidense de los 90, pero de una forma elegante y parisina —describe Ashpool—.

 

Cuando unes todos los elementos, el resultado es exactamente como quiero que sea. Tienes ese carácter deportivo, pero a la vez, si lo sabes llevar, puedes salir así por la noche». El éxito de Ashpool viene de la fusión del pasado y el presente.

«Las mejores prendas consiguen un equilibrio entre la tradición y la técnica futurista», explica.

Por ejemplo, la chaqueta tres cuartos de la colección (la primera vez que Ashpool ha creado un patrón desde cero para Nike) reinterpreta la abertura para facilitar el movimiento de la avanzada equipación de baloncesto Nike Vapor. En la ropa de alto rendimiento, esta característica se  sitúa específicamente donde los jugadores de baloncesto más lo necesitan, teniendo en cuenta sus cinco movimientos clave. En las manos de Ashpool, se convierte en un recurso especial: hace un guiño al futuro a la vez que crea un dobladillo reconocible al instante.

El material iridiscente de la chaqueta está equilibrado con el hábil uso de la felpa en el pantalón corto de baloncesto NikeLab x Pigalle, que comparte la misma abertura para facilitar el movimiento, pero está más ligado a la confección tradicional. Va a juego con la sudadera con capucha NikeLab x Pigalle, un ajuste clásico con una perspectiva nueva, gracias al contraste de materiales. En la colección también veremos una gorra, una visera, una camiseta y, por primera vez para NikeLab x Pigalle, el sujetador NikeLab Pro Classic x Pigalle. También tenemos un chándal con un lujoso cierre en la muñeca y el tobillo, y una cremallera en dos direcciones.

«Es el look más parisino, —señala Ashpool—. La prenda no es muy brusca en lo que se refiere a estilo y color».

 

Este enfoque, que equilibra toques masculinos y femeninos, también puede verse en los dos modelos de calzado de la colección.

«Era una zapatilla bastante funky, —comenta Ashpool sobre la NikeLab Shake Ndestrukt x Pigalle—. Estas zapatillas tienen un gran volumen, así que tenía que reducirlo.

 

El velcro y los colores le dan un toque más delicado». Y junto con NikeLab Air Shake Ndestrukt x Pigalle, la visión de Ashpool sobre la clásica sandalia deportiva, NikeLab Benassi Duo Ultra Slide x Pigalle, diseñada para acabar de hacer deporte y salir directamente de fiesta.

«Quería un look elegante, deportivo y cómodo, —explica Ashpool—. Las dos tiras son más femeninas, pero igualmente deportivas y con el suficiente carácter masculino».

La colección saldrá a la venta el 24 de junio en NikeLab stores.

Sigue mi blog en Bloglovin