Rituales para el éxito

Primer ritual para el éxito

Anteriormente hemos trabajado con ejercicios de autoconciencia para poder crear una base para el auto liderazgo. Para ello hemos utilizado técnicas de Mindfulness.

Hoy vamos a hablar de hábitos que te acercan o te alejan del éxito. Hábitos que hacemos o debemos hacer a diario. Como bien decíamos al principio, es la constancia y consistencia la clave del éxito en los objetivos que nos hemos propuestos. Recuérdalo.  Y esto es especialmente relevante en el tema del desarrollo del auto liderazgo.

Lo que haces cada día es lo que va a determinar lo que vas a conseguir en el futuro, no esperes que en el futuro ocurra algo distinto a lo que estás haciendo… día a día.

Cada día plantamos las semillas de los frutos que vamos a recoger en el futuro.

Vamos a por el primer ritual o práctica:

Tus primeros pensamientos son la semilla del resto del día, es decir lo que introduces en tu mente al empezar el día es la energía que te va a acompañar el resto del día. La mañana es el inicio del día, como lo hacemos con un buen desayuno, es el momento de generar energía para el resto del día.

La naturaleza es el ejemplo perfecto para entender esto, observala. La vida empieza con intensidad por la mañana cuando sale el sol.

Vamos allá!

Lo primero: levántate pronto, con tiempo para practicar unos minutos de mindfulness y tomar conciencia de que empiezas un nuevo día lleno de posibilidades, de nuevas oportunidades de aprendizaje.

Se trata de centrarte, estar unos minutos contigo…en silencio.

Tomar consciencia del nuevo día y de nosotros mismo ¿Cómo te gustaría que fuese? ¿Cómo te gustaría sentirte? Desde qué perspectiva quieres vivir el día de hoy: con paz, entusiasmo o con iniciativa para hacer cosas diferentes. Poner intención es como pintar el dia del color que quieres que sea.


Después de haber hecho esto, lee algo inspirador. Nada de leer el diario, las noticias, no dejes que esa información en su mayor parte negativa, contamine tu mente. Deja eso para otro momento más avanzado del día.

Lee algo nuevo que te conecte con objetivo, con tus valores, ideas inspiradoras para empezar el día.

Por último, dedica unos minutos a escribir sobre tus proyectos que más te inspiran, sobre lo que de verdad te motiva.

Es un momento de toma conciencia de lo que es importante para ti. Escríbelo para no olvidarlo.

Resumido: antes de desayunar, unos minutos de mindfulness o meditación, decidir tu intención, después unos minutos de lectura inspiradora, y después escribir y recordarte lo que es importante para ti.

 

Y ahora que la mente ya está preparada, puedes dedicar unos minutos al ejercicio, un poco de yoga, estiramientos que te activen el cuerpo. Ya sabes que yo te voy a recomendar correr si puedes 😉

 

Comprobarás que es la continuidad lo que deja huella, con el tiempo se convertirá en parte de tu personalidad.

Si lo que estás pensando que no tienes tiempo, te aseguro por experiencia propia que cuando incorporas estos rituales en tu vida, es tan grande el beneficio que te aporta que buscas el tiempo para hacerlo.

Un truco: vete irte a dormir un poco antes y despertarte un poquito antes!

Deja un comentario

Cristina Gómez

Me encanta el deporte y admiro a la gente que lucha por conseguir sus objetivos, que se marca retos, gente auténtica que cree en sí misma y no sigue modas, que hace siempre lo que quiere sin importarle lo que opinan los demás. Los que dan el 100 x 100 a cada momento, los que irradian naturalidad. :)