Ni todos los entrenos son iguales, ni todas las carreras demuestran siempre el estado de forma en el que nos encontramos, por eso es fundamental las sensaciones que tenemos dia a dia cada vez que no calzamos las zapatillas. Al salir de una lesión, tras un descanso mas largo de lo habitual o al inicio de temporada…. el cuerpo no responde a nuestras ganas de empezar, nos cuesta, no nos encontramos bien y las sensaciones suele ser bastantes malas las dos primeras semanas.

En mi caso, este comienzo no me puedo quejar de nada. Tres semanas muy normales, con gran cantidad de kilómetros pero sin acumular un cansancio excesivo. Terminando el domingo pasado con un carrera de 8km por caminos, corriendo de menos a mas (3’51 a 3’29 fundamentalmente porque no quiso tirar ningún chico y me vi yo los dos km iniciales comandando la prueba) terminando la 11 de la general y ganando la carrera con el récord femenino a una media de 3’43 cómoda como si fuera haciendo un rodaje controlado, muy muy satisfecha y con buenas sensaciones, que te anima a empezar con mas ganas la semana.

 

Mi cuarta semana modo maratón no podía haber ido mejor, motivada por las sensaciones ni me preocupe por el incremento de los kilómetros en los rodajes y las series y ha sido genial. He notado como si hubiera asimilado de golpe el trabajo de las anteriores semanas. Hacia mucho que no experimentaba un inicio de temporada así, creo que ni con mi primera preparación de maratón en 2014. Quizá sea la euforia del momento, de ver los buenos tiempos y sentir que no me cuesta, porque se que acabo de empezar y vendrán semanas duras, pero de momento hay que seguir con posibilidad y con muchas ganas, porque nadie regala nada, pero la recompensa al esfuerzo realizado es enorme.