Llegas de una larga jornada de Trabajo o de estar todo el día en la Universidad o estudiando (en mi caso) son las 20 de la tarde y te ¿TOCA? ir a entrenar pero no tienes ganas de nada… Es más, de lo único que en realidad tienes ganas es de coger la manta, ponerte una buena película o un capítulo de esa serie que sigues, leer un libro… o simplemente descansar. Pero tu cabeza te dice que tienes que salir a entrenar… y en lo único que piensas es en el remordimiento que te supone no ir a entrenar, que será un día perdido en tu planning. Pero… de verdad ¿TIENES que salir a entrenar? ¿Te pagan por ello? ¿O es simplemente un hobby que practicas por pura auto satisfacción?

Qué podemos hacer para recuperar la motivación:

Primero de todo lo que yo hago es plantearme porque mi cabeza me dice que no s. ¿Es en realidad mi cabeza? ¿O también mi cuerpo me está pidiendo agónicamente un día de descanso? Si es el segundo caso, sin pensármelo dos veces (porque entonces siento ese remordimiento incipiente de ir a entrenar) me ducho, me pongo cómoda y me relajo. Si es el primer caso, si es únicamente mi mente la que me dice que no y mi cuerpo me pide que sí, me preparo todo y empiezo a replantearme el entreno. Intento ir de menos a más y dependiendo de las sensaciones moldeo la sesión a lo que me pida el cuerpo. Al final habré entrenando, no con el plan establecido pero, al fin y al cabo. abre superado la barrera de la pereza.

Intenta buscar una persona que te motive a seguir mejorando pero que también entienda que cuando tu mente y tu cuerpo digan que NO, será hora de descansar y al día siguiente volver con las pilas recargadas al 100%, seguro que esa sesión valdrá por 2. Personalmente, En esos días en que tengo 0 ganas intento salir con alguien de forma que hablando y pasando el rato todo es mucho mejor. Si entrenas [email protected] intenta buscar una buena playlist, des de mi opinión personal la música es la mejor droga para motivarse.

Una sesión perdida no quiere decir que vayas a perder toda la temporada, es la constancia y el sacrificio lo que hacen que el trabajo salga adelante; eso sí … no dejes que ese día de pereza te pase una vez por semana… en ese caso tendrías que replantearte si de verdad ese deporte que practicas te genera una motivación suficiente para continuar.

Miriam Murillo